Carles Bernat


Carles en las 24Ori de Finale Ligure (Italia)

Componente de “Ritmobisonte” y de Alpcross Team. Especialista en competiciones de BTT y competiciones de larga distancia tanto en BTT como en bici de carretera.

Colabora con Espaibici como probador material deportivo de ultima tecnología como las Horquillas German:a, los bujes de dinamo Schmidt SON, cuadros de carretera de carbono Fort y del Proyecto Priscilla.


Curriculum de BTT:

7º Ironbike, primer español de la clasificación. (2007)
3º Gran Premi de la Selva (2007)
4º Pedals de Foc NonStop (2007)
1º 24H Malgrat de Mar - Team4 (1999, 2000 i 2001)
2º 24H Marata - Team4 (2001)
1º 24H Vitoria Gasteiz - Team4 (2006)
1º 24H Vitoria Gasteiz - Solo (2007)
1º 24H Lisboa - Solo (2007)


Curriculum larga distancia de carretera:

1º Brevet 200, 300, 400 i 600 (2007)
1º Brevet 300 i 400 (2008)


La opinión de Carles:

Lo que realmente marca la diferencia de Priscilla son las ruedas de 29”, cuesta un poquito más arrancar pero una vez en marcha cuesta menos mantener una velocidad constante, la diferencia se nota realmente y más cuando se rueda por terreno irregular, gracias a su mejor ángulo de ataque.

El uso de ruedas de 29” requiere adaptar el tipo de conducción y en especial en las trialeras con curvas muy cerradas. En estos casos hay que anticipar el giro antes de lo que se haría con una bici de 26”. Es cierto que en una trialera con curvas muy cerradas, típico caso de curvas de 90º justo detrás de un árbol o una roca, Priscilla se muestra algo más lenta que otras bicis de 26” pero con curvas un poco más abiertas recupera la competitividad. Quizás una persona más agresiva y que apure más en las bajadas le encuentre más pegas en el uso de las 29” por trialeras. Pero generalmente no le encuentro ninguna pega a no ser que se afronten curvas de trialeras extremadamente cerradas.

Rodando por pistas y senderos Priscilla se muestra más rápida y en bajadas rápidas se puede comprobar que también es más estable y segura.

El cambio Rohloff también ha sido una novedad, en especial la suavidad de cambio que hasta que no te acostumbras cambias más de una marcha de golpe, pero una vez le coges el truco es un gustazo. También es extraño que con un solo mando puedas controlar toda la amplitud de las marchas pero lo bueno es que solo te preocupas de decidir si necesitas más o menos desarrollo girando más o menos el puño.

Aunque un Rohloff tenga muchos engranajes que constantemente esten girando y a pesar del ruido que hacen algunas marchas, en ningún caso se aprecia ninguna perdida de energía al pedalear y el buje gira finísimo.

Pero lo mejor de este cambio es poder cambiar del desarrollo más largo al más corto sin necesidad de pedalear, muy útil cuando te quedas encallado en una subida o en un barrizal, aspecto que eché de menos al volver a rodar con my bici con cambios convencionales.

Lo único malo del Rohloff, el excesivo peso concentrado en la rueda trasera, pero en general la opinión es muy buena.

De los platos Q-ring solo comentar que se nota algo extraño durante los primeros momentos de pedaleo y al cabo de un rato ya no notas nada, sabes que lo llevas y estoy convencido que aporta beneficios y que no perjudica en nada.

La horquilla German:a sigue siendo igual de sorprendente que su hermana de 26”. Estéticamente es muy impactante y genere debates sobre su rigidez y fiabilidad pero hay que decir que después de una carrera de 24 horas (24doce de Madrid) y un uso intensivo la German:a de Priscilla siguió funcionando igual con la misma fiabilidad del primer día.

Cuadro Amaro. Realmente no he notado ventajas sobre el cuadro de carbono que uso en mi bicicleta, se nota que han primado la robustez del cuadro por encima del aspecto de peso, cosa que sumado a las punteras especificas para cambio Rohloff hace que Priscilla necesite una dieta especial de adelgazamiento (El peso total de Priscilla es de 11,5 kg). También hay que decir que la geometría de la bici es clavada, al menos para mi talla.

Conclusiones:

Después de dos semanas de un uso intensivo y con una carrera de 24H por en medio mi opinión es que se trata de una bici totalmente valida y no solo por lo que se le supone en teoría como es rodar, si no que es valida en cualquier tipo de terreno. Sus limitaciones son en trialeras muy concretas que normalmente representan una pequeña parte del recorrido que podemos hacer en una jornada y sus ventajas se aprecian en la mayoría de kilómetros que realizamos habitualmente. Es muy apta para carreras de larga distancia con dificultades técnicas medias tipo Titandesert, Cape Epic, Transalps, carreras Marathon, etc… y menos valida para carreras cortas y de mayor compromiso técnico.