Sillín anatómico


La gran mayoría de las asistencias por parte del equipo medico fueron para solucionar problema de rozaduras con el sillín a causa de la acumulación de horas y días encima de la bicicleta. El sillín es uno de los componentes más agresivo para el cuerpo ya que nos obliga a sentarnos apoyándonos en la zona perineal y no con los ísquios, que son los huesos diseñados para que nos apoyemos los humanos cuando nos sentamos.

Los sillines Duopower consiguen que nos sentemos solo con los ísquios, de esta manera eliminamos problemas de rozaduras. Pero el mayor problema que generan los sillines no son los problemas de rozaduras sino de riego sanguíneo. Si en el sillín no nos sentamos con los ísquios es porque lo hacemos con la zona perineal.


Al presionar esta zona el riego sanguíneo que riega la zona genital y la próstata se ve cortado debido al exceso de presión de la pelvis con el sillín rompiendo los capilares de la zona. El uso prolongado de un sillín inadecuado nos puede generar problema a largo plazo, y aunque no notemos nada en el momento de ir en bici.
Hay personas a las que un sillín convencional les genera problemas cuando solo llevan unos minutos pedaleando, los problemas más comunes son el adormecimiento de los genitales y de los dedos de los pies, y al cabo de unas horas la imposibilidad de orinar u orinar sangre.



El sillín Duopower, aparte de asegurarnos la ausencia de presión en la zona perineal, también nos libera de presión los principales nervios y arterias que se dirigen a las piernas ya que estas pasan por dicha zona. De esta manera las piernas, que son nuestro motor, trabajan sin molestias y bien alimentadas.

Este tipo de sillines no son exclusivos para hombre, las mujeres, aunque no tengan próstata y sus genitales no sean externos, también sufren problemas importantes en la zona genital al acumular horas de ciclismo.